SEGURIDAD SOCIAL
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
NOTICIAS NIPPON
 
 
La Jubilación incomprendida
Nota editorial de International Press Nº682, 28 de abril de 2007. Autor: Luis Alvarez.
(Autorizado su publicación en MUSASHI por IPC)

La primera vez que el consultor argentino Alberto Matsumoto advirtió de la difícil vida que le esperaba a un dekasegi si no aportaba al seguro social y a la jubilación fue en 1994. Lo hizo por International Press cuando era miembro del staff de traductores de Tokio Nikkeis.

No solo habló de ese tema en estas páginas, sino que también lo hizo en las charlas itinerantes que esa oficina organizaba en las zonas de mayor concentración latina. Eran charlas que tiraban la casa por la ventana. Daban hasta el obento (vianda del mediodía).

Siete años después de su primera advertencia, en el número 14 de su boletín "Musashi", Matsumoto escribió: "Es hora de pensar en la jubilación", con la evidente certeza que desde 1994 pocos habían tomado conciencia del asunto.

Aquella vez hizo una guía completísima sobre este tema con ejemplos de montos a cobrar en la vejez y las infaltables palabras útiles japonés-español. Era como para convencer al más indiferente de los inmigrantes.

En 2004, diez años después de la primera advertencia, Matsumoto gratificaba el estado de las cosas con otro título:"Es hora de pensar en serio en la jubilación".
Hoy, trece años más tarde, este consultor argentino no se ha cansado de darle al asunto, pero la realidad lo lleva a comenzar a dar consejos a los hijos de quienes antes no le hicieron caso.

"La ley de jubilación señala que al cumplir los 20 años de edad, todas las personas -japonesas y extranjeras- que tienen domicilio en Japón deben iniciar el aporte a la jubilación, tenga o no un ingreso", le respondió hace poco a una lectora.

En suma, es cosa de nunca acabar. Algunos se interesan por lo que puede pasar con los hijos, pero no son muchos. El despiste y la falta de conciencia puede estar llegando a los hijos de los inmigrantes que han crecido sin el ejemplo de la previsión.

Por supuesto, no vamos regatearle esfuerzo y dedicación a las interminables horas y años de fábrica, pero la historia de los artículos de Matsumoto son el reflejo fiel del tiempo desperdiciado y de cosas peores.

Son innumerables las historias de inmigrantes que pudiendo haberlo hecho no se afiliaron al seguro y a la jubilación porque los descuentos les parecían excesivos. Que nos digan qué quedó del dinero que pretendieron ahorrar a costa de la previsión.
Y no crea el amigo lector que las dudas están aplacadas y que en todos estos años hay más expertos en la materia. Qué va. Hasta hoy, hay cuarentones latinos que hablan encendidamente contra el descuento del seguro porque temen, por pura y absoluta ignorancia, que el dinero aportado por jubilación no se puede cobrar fuera de Japón.

NO es así. La jubilación, después de 25 años de aporte, puede ser cobrada cada dos meses, como sucede con los propios japoneses, en su país de origen o donde el titular fije su residencia. Así, sin más.

Matsumoto hizo una vez un cálculo mínimo de la remesa de jubilación que un extranjero podría recibir en su país, si así lo decidiera: "Haciendo cálculos mínimos, podrán cobrar unos 55.000 yenes por mes, o sea, unos 500 dólares"(Nota 1).

Habrán quienes reciban más dinero, pero de hecho, recibir 500 dólares mensuales en Bolivia, Perú o Argentina ¡y a los 65 años de edad!, no está nada mal.

Voceros del Shakai Hoken Jimusho (Dirección Nacional de Seguridad Social) nos cuentan que hay algunos latinos que ya cobran jubilación, pero que ninguno de ellos es por aporte de los 25 años exigidos (Nota 2). Esa generación, que es poca, empezará a cobrarla, de verdad, entre 2014 y 2020.

Mientras tanto, si usted ya tiene más de 10 años de aportación puede obtener préstamos para el colegio o la universidad de los hijos, además de otros beneficios. Aproveche.

Algunas aclaraciones complementarias de Alberto Matsumoto:

Nota1: Los 500 dólares al mes es un cálculo estimativo para aquellos que han aportado 25 años solamente al seguro nacional de jubilación (kokumin nenkin) que es para autónomos, amas de casa, agricultores y particulares en general. Si aportan 40 años como suele ser la vida activa de un trabajador cobraría unos 800.000 yenes al año, casi 7.000 dólares anual.

Si aportan al seguro social (shakai hoken) donde el empleador aporta en partes iguales la prima de la jubilación (hoy, dicha prima es del 14.642%) podrá cobrar también un plus proporcional a los ingresos promedio como asalariado. El valor de referencia es el 54% del salario promedio aunque dicha cifra puede llegar a disminuir hasta el 48% dentro de 10 a 15 años. De todos modos, con más de 25 años de aporte es muy posible que supere los 1.200 dólares y si aportaron 40 años esa cifra puede superar los 1.700 a 2.000 dólares por mes.

Nota 2: Aunque no aporten los 25 años obligatorios si tienen el visado de residencia permanente o se nacionalizan japonés y mantienen su domicilio en el Japón, podrán cobrar de todos modos, a los 65 años de edad, la jubilación, pues se los considera "beneficiarios de hecho". Obviamente el monto de la jubilación será en base al tiempo aportado. Los mismos japoneses que por diversos motivos no pudieron aportar o quedaron eximidos de aportar se les ha reconoce la categoría de asegurado (usualmente se lo denomina reconocimiento del "kara kikan") y puede cobrar la jubilación. Los extranjeros con residencia permanente o los naturalizados japonés poseen los mismos derechos.

http://www.city.yokohama.jp/me/izumi/honen/nenkinkarakikan.html

http://allabout.co.jp/finance/nenkinreceive/closeup/CU20060830A/

Más notas sobre la jubilación de Japón:

http://www.ideamatsu.com/seguridadsocial/seguridadsocial-indice.htm

MUSASHI Nº 54 -Enero/Abril de 2007
(c) J.Alberto Matsumoto-IDEA NETWORK

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE SEGURIDAD SOCIAL
INICIO DE LA SECCION SEGURIDAD SOCIAL
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA